EMAIL:    PASSWORD:       

Deuda pública, ¿un problema?: Hogares y empresas deben casi dos billones de euros

10-10-2013

Se presupone que el sector privado tiene más celo al jugarse sus bienes. El estudio de NBER apunta al endeudamiento privado como motor de crisis. Pide una regulación mejor del endeudamiento privado. La deuda privada española suma el 188% del PIB. La pública, el 92,6%. El ratio de activos bancarios sobre PIB es el triple que en 1928. La deuda pública reduce el margen de maniobra de los Gobiernos.


Euros en billetes y monedas. | EL MUNDO

Euros en billetes y monedas. | EL MUNDO



Javier González | Madrid

Seis años después de comenzar la crisis, la deuda de hogares y empresas españoles se habrá reducido a 1,8 billones de euros, un 188% del PIB, unos cientos de miles de millones menos que al inicio de la primera recesión. Sin embargo, la deuda de las administraciones públicas rondará el próximo año el billón de euros, un 98,9% del PIB, cuando en 2007 apenas superaba el 36,3%, algo más de 350.000 millones.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), éste uno de los principales, si no mayor, problemas de España. El ratio de deuda de las empresas españolas sobre su Ebitda ronda el 5,5, un nivel excesivamente superior al 3 que marca la frontera entre la solvencia y la insolvencia, informa Pablo Pardo.

Existe la creencia de que lo público gestiona peor los recursos que el sector privado, que se juega sus bienes. Sin embargo, un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica estadounidense (NBER, por sus siglas en inglés) publicado ayer señala al endeudamiento privado como el gran culpable de la crisis.

Para ello, NBER, organismo que determina cuando EEUU entra en recesión, ha analizado la evolución económica de 17 países desarrollados entre 1870 y 2011.

"A priori, muchos economistas podrían señalar al sector público, donde los fallan los incentivos para los políticos y el problema de un fondo común pueden provocar una financiación imprudente con deuda. Se asume, por el contrario, que los hogares y las empresas privadas actúan iluminados por su interés propio, ponen "su piel en el juego" y pueden ser entendidos como ´adultos consecuentes´", afirma el documento en su prólogo.

Sin embargo, la conclusión del estudio es que ha sido el excesivo endeudamiento privado el culpable de muchas crisis del último siglo, aunque la deuda pública agrave después el problema. No obstante, matiza que han sido las fallas en la regulación del sistema financiero lo que han provocado estos desequilibrios.

La deuda de los hogares españoles sumó en agosto 806.065 millones de euros, mientras que las empresas no financieras debían otros 1.078.841 millones. Es decir, entre ambos deben 313 billones de las antiguas pesetas.

Este 188% de deuda privada sobre el PIB contrasta con el ratio del 88% de 1990 y el 133% del año 2000, según otro informe de la consultora McKinsey.

"Algunos países se han visto sobrepasados por los costes de limpiar el sistema bancario y se han visto obligados a pedir rescates", explica el NBER antes de señalar explícitamente a Irlanda y España. Este último solicitó a Europa el pasado año una línea de crédito de 100.000 millones para sanear sus bancos. Así, ahora la deuda pública ha alcanzado el 92,6% del PIB.

En otros países, como Italia y Portugal, fue la deuda pública el agravante de la crisis. Cuando se deterioró la economía, la excesiva exposición de sus bancos con la compra de bonos soberanos provocó su crisis, algo que NBER tacha de "bucle diabólico".

Interacción entre las dos deudas

"Los ´booms´ de crédito privado, no los ´booms´ de deuda pública, son los precursores principales de la inestabilidad financiera", señala NBER. "El endeudamiento privado es fuertemente procíclico mientras que la deuda pública es usualmente anticíclica", añade.

Así, mientras que el nivel de sobreendeudamiento privado "determina la profundidad de la recesión y la velocidad de recuperación", la deuda pública se asocia a "recesiones dolorosas y recuperaciones más lentas". Es decir, el sobreendeudamiento público al estallar la crisis determina el margen de maniobra del Gobierno para superarla.

"La idea de que las crisis financieras tienen típicamente sus raíces en problemas fiscales no está apoyada por la historia", concluye.

La lección española

La deuda pública de este país se ha disparado del 36% en 2007 a casi el 100% el próximo año porque "lo que empezó como una crisis bancaria conducida por el colapso de la burbuja inmobiliaria derivó rápidamente en una crisis de deuda soberana".

La lección de este episodio y del irlandés es, según NBER, que "no había casi nada en los indicadores de las finanzas públicas que señalasen la catástrofe inminente". "La acumulación de riesgos financieros se produjo principalmente en los balances privados", indica.

La lección mundial

El estudio recoge que el endeudamiento público superó el 100% del PIB de gran número de países por la Segunda Guerra Mundial, aunque rápidamente bajó en la década de los cincuenta hasta el 30% y 40%. Sin embargo, este ratio volvió a dispararse a partir de los setenta hasta los niveles récord previos a la crisis.

Sin embargo, uno de los puntos más interesantes es que el ratio de activos de la banca sobre el PIB, lo que incluye préstamos tóxicos, triplicaba en 2007, antes de la actual crisis, al de 1928, el año previo a la Gran Depresión. Sanear una banca atrapada por estos ´activos basura´ ha provocado parte del endeudamiento público actual.

Un ejemplo, en 1928 la deuda pública de EEUU equivalía al 18% del PIB y los activos de la banca al 74%. En 2007, el endeudamiento suponía el 65% del PIB y los activos un 98%.

Sin embargo, el problema es más visible en Reino Unido, donde los activos de la banca sumaban un 305% del PIB frente al 44% de la deuda pública; en Alemania, donde los ratios eran del 250% y 65%, respectivamente; o Italia, donde los activos de la banca sumaban un 166% del PIB frente al 103% de la deuda pública.

En el caso de España, por curiosidad histórica, los activos de la banca sumaban un 23% del PIB en 1928 y la deuda pública un 61%. En 2007, los activos financieros equivalían al 103% del PIB y la deuda pública al 36%.

Las lecciones

Salvo en el caso de Grecia, considerado especial por el estudio, "los efectos negativos de un alto endeudamiento público surgen específicamente después de crisis financieras", señala el NBER.

El organismo advierte de que las lecciones extraidas de esta "Gran Recesión" deberán servir para regular el crédito privado en el futuro con una normativa y una supervisión más estricta. Respecto a la deuda pública, espera que los países fijen futuros márgenes de endeudamiento para hacer frente a nuevas épocas de austeridad.




Fuente: EL MUNDO - 10-10-13


Volver
 

Condiciones de uso y Política de privacidad | Condiciones de contratación © Copyright 2016 Escuela Marítima Española Todos los derechos reservados